Descenso de ríos: Rafting

El descenso de ríos o balsismo, conocido mundialmente como rafting, es una actividad deportiva y recreativa que consiste en recorrer el río en la dirección de la corriente (río abajo), por lo general sobre algún tipo de embarcación o balsa. Por lo común los ríos que se navegan tienen algún grado de turbulencia, estos también son llamados ríos «de aguas blancas» debido a que este color es característico de la espuma que genera la turbulencia en los cuerpos de agua. Otra denominación común para este tipo de ríos es simplemente «rápidos».

Las embarcaciones más comunes que se utilizan son la balsa, la canoa o el kayak, que puede ser rígido o inflable.

Equipo

Equipo personal de guía.
1. Casco
2. Chaleco salvavidas
3. Calzado apropiado.
4. Traje de neopreno.
5. Cabo extensible de emergencia.
Cuchillo para río, no mostrado.

  • Embarcación y remos especializados para descenso de ríos.
  • Un guía, también llamado timonel, posee experiencia y conocimientos sólidos de los rápidos de acuerdo a la clase de río por recorrer.
  • Equipo personal: chaleco, casco, ropa y calzado adecuados, en casos necesarios, un traje de neopreno.
  • Equipo colectivo adicional: cuerdas de rescate, bolsas secas, alimentos y bebidas, bomba de aire, anillas y botiquín.
  • Equipo adicional para timonel: silbato.
  • Equipo personal adicional de seguridad y rescate: cuchillo para río, cinta extensible o cola de vaca y arnés.

Técnica

Toda persona que realiza descenso de ríos debe conocer como mínimo las siguientes técnicas:

  • Voces básicas de remada y su ejecución: «adelante«, «atrás«, «derecha«, «izquierda«, «piso» y «alto«

Además es indispensable saber qué hacer en caso de «lado alto» para evitar voltearse o evitar caídas.

  • Uso correcto del equipo básico personal: casco, chaleco y remo.
  • Qué hacer en caso de caer al agua o cómo ayudar a un compañero que ha caído al agua para incorporarse a la embarcación.

Todo guía de una embarcación para descenso de ríos domina los siguientes aspectos técnicos:

  • Conocer muy bien el manejo de todo el equipo de descenso de ríos.
  • Saber «leer el río«, es decir interpretar adecuadamente sus turbulencias: olas, hoyos, remolinos, etc., para así dirigir la embarcación por los lugares adecuados.
  • Conocer las señales básicas de comunicación.
  • Saber las técnicas de rescate, tanto de personas como de embarcaciones.
  • Al caer al agua, saber moverse dentro del rápido y auto reincorporarse a la embarcación.

Señales

Existen ciertas señales visuales indispensables para la comunicación en los rápidos, ya sea entre personas o entre embarcaciones. Las principales son:

  • Hombre al agua.
  • Alto.
  • Adelante.
  • Reunión. Se utiliza para dos o más embarcaciones.
  • Peligro, se requiere orillarse o extremar precauciones.
  • Botiquín
  • Apurar descensos
  • Helicóptero

Una buena medida de seguridad adicional es no navegar solo, siempre es recomendable descender un río en grupos de dos o más embarcaciones.